ARCHIVO HISTORICO: Programas de los conciertos en honor a Santa Cecilia

 Volver al BLOG

 PORTADA

 SECRETARIA

 SOCIOS

 AUDITORIUM

 Coros y concier.

 Coment. music

 PARTITURAS

 Arch. Histórico

 CRONICAS

 CARTAS

 La Cocina

 Actualidad

 PRIVADO

 CONTACTO

 Enviar comentario

 AYUDA

Portada y Programa 1ª parte

Tannhaüser, Act. I Esc. III Audición >>
Tannhaüser, Act. I Esc. III Partitura >>
Tannhaüser, Act. III Esc. I Audición >>
Tannhaüser, Act. III Esc. I Partitura >>

PROGRAMAS DE LOS CONCIERTOS DE
SANTA CECILIA Y SEMANA SANTA,
desde 1947 al 59

 por Rafael Manero Francés

   Lo que tienes ante tus ojos, desocupado lector, es una colección de programas de CONCIERTOS DE SANTA CECILIA y de SEMANA SANTA.

Programas de los CONCIERTOS DE SANTA CECILIA, desde al año 1947 hasta el año 1959 (faltan los años 54, 55, y 56)

Programas de SEMANA SANTA, desde el año 1948 hasta el año 1959 (falta solamente el del año 1954)

La conservación de todos estos programas se debe al cuidado exquisito con que los fue guardando el padre de los hermanos Zurbano (Natxo y Javi)

De su lectura pueden extraerse importantes datos acerca de la Historia de la Schola, además de conocer la evolución de su repertorio, con la incorporación de las nuevas obras del P. Prieto, a medida que las iba componiendo. 

Año 1.947

El concierto de Santa Cecilia fue un Homenaje a Manuel de Falla, que había fallecido el 14 de noviembre del año anterior, 1946. En la programación figura una obra del P. Prieto, compuesta para esa ocasión (véanse las notas al programa). Este fue el día de su estreno y ya no volvió a interpretarse nunca más la ELEGÍA A FALLA.

El programa recoge los nombres de los solistas que interpretaron las diversas composiciones a lo largo del concierto:

  • Miguel Eizmendi, tiple solista

  • José Manuel Onrubia, contralto

  • Juan Arenillas, tenor

  • José Fernández Ceballos, tenor

  • Enrique Alonso S.J., barítono

  • Francisco Arenas, barítono

  • Juan José Larrínaga, barítono

Los acompañamientos estuvieron a cargo de

  • Lorenzo J. Ortiz S.J., Piano 1º

  • Luis Alonso Schökel S.J,, Piano 2º

  •  Pedro Aizpurua.

La melodía que suena de fondo es un fragmento del Cantantibus Organis del Padre Otaño, interpretado por el coro Cantores de Santo Tomás http://www.cantoresdesantotomas.es/Presenta.html

Ir al blog de la asociación Amigos de la Schola Cantorum de Comillas

Programa 2ª y 3ª parte

  Notas al programa

 

  Las Hogueras de San Juan (Texto del Poema de Augurio Salgado y comentarios)

(Esta página tiene incorporado sonido de fondo: Las Hogueras de S. Juan p.2ª "Nocturno"  Prieto-Azagra)

Audición del Preludio

Audición de la 1ª parte

Audición de la 2ª parte

Audición de la 3ª parte

 

 

Las Hogueras de San Juan. Comentario de Rafael Manero

Al final de las Notas al Programa, que ilustran este concierto de Santa Cecilia del 47, se ofrece al público, en edición aparte, el texto íntegro del poema del P. Augurio Salgado, sobre el que compuso el P. Prieto esta Suite sinfónico-coral. Al mismo tiempo, en esas hojas figura un comentario, probablemente escrito por el mismo P. Prieto, que resume el argumento de los versos, y nos descubre esa íntima relación que se da entre la expresión poética y la expresión musical, creadora de atmósferas, evocadora en todo momento de lo que este magnífico poema descriptivo nos cuenta.

“Las hogueras” ha sido una de esas composiciones que, como el Guadiana, se sumergían en el silencio y la oscuridad del archivo durante unos años, y volvían a aparecer brillantes, encantadoras y frescas en conciertos que dejaron honda huella en nosotros. Carlos Muñoz, en “El ECO DE AQUELLAS VOCES”, ese verdadero “principio y fundamento” de nuestros actuales entusiasmos, ha escrito la historia de esas apariciones y ocultamientos. Remitimos al lector a las páginas 174-75, para que se informe y para que, si no ha comprado todavía el libro, lo haga inmediatamente. Allí, hasta el año 54, aparecen también citados estos programas de conciertos de Santa Cecilia, que irán apareciendo aquí, en nuestro blog, “en vivo y en directo”, es decir, escaneados incluso con las huellas de haber sido leídos y conservados cuidadosamente por los hermanos Zurbano. Los que tuvimos la oportunidad de cantar “Las hogueras” en diversas ocasiones, llegamos a sabernos de memoria el extenso poema del P. Salgado. No hay duda de que las palabras quedan hondamente escritas en nuestra memoria, cuando es la música el prodigioso cincel que en ella las graba.

Gregorio Azagra, que muchas veces me parece un Prieto redivivo en su forma de sentir la música, ha hecho una versión de ésta Suite sinfónico-coral con sonido electrónico, que me parece prodigiosa. Las voces no pronuncian palabra alguna. Se desenvuelven con una especie de vocalización inarticulada. Sin embargo, los buenos conocedores de la obra por haberla cantado, llegarán sin duda a adivinar la letra del poema, sobre todo en algunos de los momentos más característicos: la insistente pregunta con que se termina cada uno de los movimientos; el momento de la primera parte en el que los mozos encienden la hoguera, echando en ella “el ramaje de sus gracias, para que crezca…para que crezca; el grito de las madres “¡a dormir!” en el misterioso nocturno de la segunda parte; el amanecer “en tanto el sol se levanta como un profeta”; el solemne unísono del “¡que amanezca!”, evocando la orden de Dios en la primera mañana de la Creación.

El acompañamiento requiere un comentario especial. Partiendo de una partitura para piano, Azagra ha hecho una orquestación totalmente original suya, en la que el impresionismo de la composición brilla con todas sus galas. Prieto en su juventud fue una poderosa esponja que asimiló las esencias del impresionismo (Ravel y Debussy), y en él están sus raíces. Muy distinto en esto a Otaño, con el que nunca tuvo relación de discípulo-maestro. En las “Hogueras” despliega todo su brillante talento de músico embebido en su tiempo. La orquestación de Azagra nos hace presentir un puro Debussy en el comienzo de la segunda parte con la escala de tonos enteros con los que se inicia el nocturno, y en algunos otros momentos en los que adivinamos un clima sonoro parecido al de las “Noches en los jardines de España” de Falla.

En resolución: un verdadero regalo que el blog de Alejandro nos permite disfrutar.

  Ahora, con la letra del poema ante nuestros ojos, os propongo que tratéis de seguir la música. Sin duda, volverán a poblarse nuestros sueños con aquel bosque encantado de la fantástica suite impresionista de Prieto, que tanto nos fascinó.

 Rafael Menero.            12/12/2009